Icono del sitio El diario de África

Malí y RCA: ¿Wagner, simple “subcontratista” del Kremlin?

Tras la rebelión de Wagner en Rusia, Moscú dejó claro que eso no cambiaría nada en sus relaciones con Malí y la República Centroafricana.

El acuerdo firmado fue “un acuerdo de defensa con Rusia y no con Wagner”. Tras la rebelión de los paramilitares de Wagner en Rusia, varios países africanos insistieron en aclarar sus vínculos con el grupo ruso. Por el lado de la República Centroafricana (RCA), Fidèle Gouandjika, ministra asesora especial del Jefe de Estado, reiteró así su apoyo a Moscú, al tiempo que afirmó que Wagner era solo un proveedor de servicios. “Moscú subcontrató a Wagner. Si Rusia ya no está de acuerdo, nos enviará un nuevo contingente”, asegura Gouandjika.

Durante varias horas, esta fue la pregunta que surgió: ¿Wagner iba a poder continuar sus actividades en África?, y si es así, ¿en qué condiciones? Si algunos presidentes africanos han llamado al Kremlin para asegurarle al presidente Putin su apoyo, de frente, prefieren ponerse en contacto. La rebelión del jefe de Wagner, Prigojine, es un "asunto interno" y "no concierne a la República Centroafricana", aseguró Fidèle Gouandjika. Este último, sin embargo, sigue suspendido de la decisión de Moscú sobre Prigojine: los soldados de Wagner "pueden cambiar de líder", pero "seguirán operando en nombre de Rusia", dijo el asesor de Faustin-Archange Touadera.

Desde la amenaza de una invasión de Moscú por paramilitares dirigidos por Prigojine, varios ministros rusos se han turnado en la televisión para hacer balance. Empezando por el Ministro de Defensa, que se vería retomando el control de Wagner. Pero es sobre todo Sergei Lavrov, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, quien se pronunció sobre el fondo del caso. El jefe de la diplomacia rusa afirma haber "recibido varias llamadas de solidaridad, incluso de (sus) colegas africanos".

Acuerdos con Rusia, no con Wagner

Según Sergueï Lavrov, la colaboración entre Wagner y varios países africanos, principalmente RCA y Malí, debería continuar. “No vi ningún pánico en particular, no vi ningún cambio en la actitud de los países africanos hacia la Federación Rusa. Al contrario”, indicó el ministro que insistió en recordar que los paramilitares de Wagner estuvieron presentes en Malí y en República Centroafricana “como instructores”. Y, continuó, “ese trabajo, por supuesto, continuará”.

La oportunidad de Moscú de recordar las razones de este interés de los países africanos por el grupo paramilitar ruso: “Cuando estos países se encontraron cara a cara con la amenaza terrorista, la RCA y Malí pidieron a la empresa Wagner que velara por la seguridad de sus líderes, ”, explica Lavrov. Pero quien dice Wagner dice sobre todo Rusia. “Además de estas relaciones con la organización Wagner, los gobiernos de República Centroafricana y Malí tienen contactos oficiales con nuestro gobierno. A pedido de ellos, varios cientos de soldados están trabajando, por ejemplo en la República Centroafricana, como instructores”, explicó el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

Una salida que suena a operación destinada a tranquilizar. Pero esto requerirá cambios al frente de Wagner, y rápido. Porque del lado de las poblaciones, y especialmente de la oposición, se estima que lo que Prigojine intentó hacer en Moscú, también lo puede hacer en África. Problema: desde hace varios meses, la actitud de Prigojine ha irritado en ciertos países, donde el jefe de Wagner se acercó a los presidentes en su propio nombre. Por lo tanto, la Federación Rusa debería sacar al jefe del grupo del continente africano, para recuperar el control de sus actividades. El Foro Rusia-África que tendrá lugar a finales de julio debería permitir disipar las últimas dudas de los presidentes africanos.

Salir de la versión móvil