Icono del sitio El diario de África

Entre Francia y Argelia, el himno de la discordia

La reincorporación por parte del presidente Abdelmadjid Tebboune de una estrofa del himno argelino, que evoca al colonizador francés, es controvertida en Francia. Explicaciones.

“¡Oh Francia! El tiempo de la palabrería ha terminado. Lo cerramos como se cierra un libro. ¡Oh Francia! Ha llegado el día en que debes rendir cuentas. Prepárate ! Aquí está nuestra respuesta. El veredicto, nuestra revolución lo entregará. Porque hemos decidido que Argelia vivirá. ¡Sé testigo! Ha pasado un mes desde que el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, firmó un decreto que restablece un verso previamente eliminado del himno nacional de Argelia. En 1986, esta estrofa había desaparecido de "Kassaman", el himno argelino, a petición de Chadli Bendjedid, entonces presidente de la República. Y en 2007, fue Abdelaziz Bouteflika quien pidió que se eliminara definitivamente este verso de los libros de texto escolares.

Un mes después de la firma del decreto, en Francia, es el revuelo. Efectivamente, la extrema derecha francesa ha aprovechado la información, que hasta ahora ha pasado desapercibida, para creer que Argelia estaba provocando a Francia. “¡El gran aire de la guerra, aquí vamos de nuevo! escribe, por ejemplo, Marianne, una revista de extrema derecha. Suficiente para provocar una respuesta oficial del gobierno francés. La ministra de Asuntos Exteriores, Catherine Colonna, consideró “que esto puede aparecer en mal momento”. Mientras minimiza la controversia. Sobre el contenido de este pareado afirma que “el contexto de la época lo explica”.

Un himno escrito con la sangre de un independentista

Esta es sin duda, además, la frase más matizada del jefe de la diplomacia francesa. ¿No deberíamos recordar que el himno argelino fue escrito por Moufdi Zakaria, un poeta y activista independentista argelino, en 1955, ocho años antes de que fuera adoptado? Según la leyenda, Zakaria había escrito la letra en las paredes de su celda, en la que estuvo preso por su pertenencia al FLN, con su sangre. Los otros versos también hablan indirectamente de Francia. “Por nuestra independencia, fuimos a la guerra”, dijo uno de ellos, por ejemplo. Nada anormal cuando se conoce la historia de la colonización de Argelia.

Y luego, criticando el himno argelino porque sería demasiado bélico, cuando se transmite “La Marsellesa” durante cada ceremonia oficial, ¡está un poco inflado! El verso "Qu'un cantó impure nos sillons", del himno francés, por ejemplo, ha sido criticado a menudo. Jean Jaurès vio, en este pareado, una "observación abominable, porque en cuanto los partidos empiezan a decir que es impura la sangre que corre por las venas de sus adversarios, empiezan a esparcirla a raudales y las revoluciones se convierten en carnicerías".

Sin embargo, la controversia francesa plantea varias preguntas. Empezando por el del no respeto de la soberanía argelina por parte de París, primero. Un argelino electo pide "a la parte francesa que respete la decisión argelina, hay un pasado doloroso entre los dos países y el himno expresa parte de él, y ese dolor persiste hasta ahora". El homólogo de Catherine Colonna, Ahmed Attaf, aseveró con ironía que la ministra francesa podría haber “criticado también la música” si ésta “no le convenía”. También surge la cuestión de la interpretación. En este verso, actualizado, “estamos hablando de testimonios, estamos pidiendo a Francia que rinda cuentas”, resume una fuente diplomática. Hablar de un pareado anti-Francia, o incluso anti-francés, es un poco simplista”. Pero a la prensa francesa, cuando se trata de Argelia, le gusta sacar el mismo estribillo...

Salir de la versión móvil