Icono del sitio El diario de África

Pese a los buenos resultados de los Fennec, la FAF en crisis

El presidente de la Federación Argelina de Fútbol, ​​Djahid Zefizef, renunció un año después de su elección. La FAF busca extender su influencia continental, sin éxito hasta el momento.

Djahid Zefizef estaba, al parecer, fuera de lugar. El presidente de la Federación Argelina de Fútbol (FAF) no durará mucho. El 7 de julio de 2022, Djahid Zefizef reemplazó a Charaf-Eddine Amara. Este último había dimitido tras poco más de un año en el cargo. Zefizef no lo habrá hecho mejor: casi un año después de haber sido nombrado presidente de la FAF, también dimite.

No son los resultados de los Fennec los que están en duda: la selección argelina sobrevoló las eliminatorias para la Copa Africana de Naciones (CAN) 2023, con 15 puntos obtenidos de 15 posibles, a una jornada del final. Los campeones africanos de 2019 disputarán, por tanto, la competición, a pesar de un bache durante la última CAN. Djamel Belmadi, entrenador, sigue al frente de su barco (bien) tras la decepción del Mundial. Además de los Fennecs, Argelia organizó de manera brillante el Campeonato Africano de Naciones (CHAN), A pesar del contratiempo con Marruecos.

La formación olvidada

Entonces, ¿por qué Djahid Zefizef les siguió los pasos? Al presidente de la FAF se le acusa de haber descuidado temas candentes, como la formación o el fútbol nacional. Ponerse manos a la obra para dirimir estas cuestiones podría haber permitido dirimir un detalle en la selección: la omnipresencia de jugadores binacionales, en su mayoría nacidos, pero sobre todo formados, en Francia. Sin un programa de entrenamiento ambicioso, los Fennecs seguirán dependiendo de los jugadores que tendrán la opción de unirse a los Blues o los Greens.

Pero más allá de todo esto, es también el aura internacional del presidente de la FAF lo que habrá precipitado su caída. Todo un símbolo: Zefizef regresaba de una Asamblea General de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) en el momento de su dimisión. CAF, precisamente, era un tema de Argelia. Pero el jefe de la FAF, que tenía la misión de colocar bien a Argelia durante la elección de los miembros del Comité Ejecutivo de la CAF, no logró obtener el ansiado escaño, superado por el libio Abdul Hakim Al-Shalmani.

Falta de influencia continental

Una derrota aplastante que mostró los límites del sistema Zefizef. Mal diplomático, el ahora expresidente de la FAF no había medido el alcance de las ambiciones argelinas. Argel ya no tiene influencia dentro de CAF desde hace cinco años. Cinco largos años en los que Argelia esperaba recuperarse. Sin éxito. Y es probable que el efecto sea terrible: Argelia, que quería organizar la CAN 2025, bien podría quedarse con las manos vacías en este expediente, superada por su rival marroquí.

Marruecos, precisamente, sigue siendo un referente del fútbol africano, con un Fouzi Lekjaâ omnipresente a la hora de evocar a la CAF, o incluso a la FIFA. Fue este último quien estuvo a cargo cuando se eligió a Patrice Motsepe. Argelia, ella permaneció al acecho en las sombras. Y Zefizef nunca logró salir de cierto anonimato.

Ahora queda por ver cómo se comportará la FAF. Además de Azddine Arab, vicepresidente y presidente interino del organismo, el exministro de Deportes Raouf Salim Bernaoui está bien situado para tomar las riendas de la FAF. Una elección política, porque la FAF necesita un perfil político, precisamente. Pero Bernaoui, si es elegido, ¿podrá recuperar el tiempo perdido en menos de un año? Respuesta en los próximos meses.

Salir de la versión móvil